AMOR incondicional en tiempos de PANTALLAS

Imagen de un corazón en la pantalla de un móvil

AMOR incondicional en tiempos de PANTALLAS

“Sientes crecer dentro de ti un amor tan fuerte, poderoso y profundo, que a veces hasta te espanta y confunde.”

Luciane Garbin – Babycenter

Esta es una de las frases de un texto sobre los cambios que se producen en tu vida cuando te conviertes en madre que leí en BabyCenter hace unos años. Me sentí tan identificada con los sentimientos que ahí se describían que me guardé el recorte y ayer, en un intento de reducir mi diógenes papelero, apareció. Este oportuno encuentro me ha inspirado hoy, día del amor en honor a San Valentín (bien aprovechado comercialmente), para escribir por aquí mi opinión sobre cómo el amor incondicional que profesamos a nuestr@s hij@s es tan poderoso que puede confundirnos y desviarnos de otra función muy importante como madres/padres, la educativa.   

Me explico…

15 años tiene mi amor

No voy a arrancarme por el Dúo Dinámico (tranquis) pero esta semana he cumplido 15 años desde que descubrí el amor que más cambió y sigue cambiando mi vida.

Si hay algo que tenía claro desde que era una niña es que quería ser madre. No sabía si la naturaleza me permitiría alumbrar o recurriría a otros medios para hacerlo posible, no sabía si lo haría en pareja o sola, si tendría un@ o much@s hij@s, pero mi objetivo era claro: quería ser madre.

“Tu vida va a cambiar”. Recuerdo las veces que escuché esta frase durante mi primer embarazo, y lo mucho que me costaba captar su significado. ¿Será para mejor? ¿Será para peor?… Con el tiempo me di cuenta que todo depende únicamente de nuestro punto de vista y de lo mucho o poco que nos cuesta adaptarnos a los grandes cambios en nuestras vidas”.

Y de repente, llega el AMOR

Sí, un amor con mayúsculas. Porque, aunque a lo largo de nuestras vidas establecemos vínculos amorosos muy fuertes con personas diferentes (padres, hermanos, pareja, familia,  amigos…), la relación con nuestr@s hij@s es diferente. De todos los vínculos que podemos tener con otras personas el único que supone un amor incondicional es el que tenemos con nuestr@s hij@s. Hablo de relaciones estables construidas sobre un apego seguro.  

imagen en blanco y negro de bebé llorando junto a una madre agotada

¿A quién más consentirías que te despierte a gritos en mitad de la noche para que le des de comer, para jugar, o sólo porque quiere estar contigo? Y cuando te encuentras atendiendo esas primeras demandas lo haces llena de amor y agradecimiento.

No siempre contenta, muchas veces cansada, otras muchas frustrada… Porque lo de ser “madre todo es color de rosa” no es algo en lo que crea. Gracias al fenómeno Malas Madres  me quité una etiqueta que solía utilizar, muy fea, falsa e injusta, la de “madrastrona”. Porque para mí, aunque la maternidad es maravillosa, también está llena de sacrificios y de sinsabores. Y siento que la maternidad es una de las facetas más importantes de mi vida, pero no es la única. Nunca le he dedicado todo mi tiempo, no soy sólo madre. Gracias a serlo me considero mejor persona pero también me equivoco mucho siendo madre, muchas veces, y tras 15 años de amor incondicional, sigo aprendiendo.

Y de repente, llega la ADOLESCENCIA

El gran arquitecto del universo que organizó de tal manera las etapas de la vida para que madres y padres “disfrutáramos” de la adolescencia en un momento de mayor madurez, sabía lo que hacía. ¿Os imagináis que la maternidad empezara con un/a adolescente con móvil encerrad@ en su cuarto? Horreur 🙂

Se habla mucho de la maternidad en sus inicios y poco (en mi opinión) de la función materna cuando nuestras criaturas crecen y se convierten en esos seres, maravillosos, excepcionales y a veces insufribles, que son l@s adolescentes. La leona siempre ha protegido a sus cachorr@s y quiere seguir haciéndolo pero ell@s ya tienen uñas y dientes, sus propias necesidades y un cocktail hormonal y emocional morrocotudo.

Y de repente, llegan las PANTALLAS

Y, ¿qué tienen que ver las pantallas con el amor incondicional? Aunque os pueda sorprender, mucho. Os recuerdo que aquí escribo de tecnología y de familia y no podía dejar pasar esta entrada del blog para reflexionar sobre nuestro importante papel en la mediación parental.

Como decía antes, nuestro amor incondicional puede desviarnos de nuestra labor educativa y sin duda, educar en un uso responsable y saludable de las pantallas, de la tecnología, de Internet… hoy es fundamental para seguir protegiéndol@s inicialmente y para que poco a poco vayan adquiriendo una madurez digital que les permita desenvolverse, de forma autónoma, con seguridad y así aprovecharse de todo el potencial que la tecnología les ofrece.

En muchos aspectos de su educación somos estrictos y no tenemos reparos en poner límites y hacer que se cumplan. A ningún padre o madre se le ocurriría dejar cruzar una calle a su hij@ poco después de aprender a andar sin darle la mano. Tampoco dejarle sol@ en la piscina poco después de aprender a nadar, ¿verdad? Sin embargo es más habitual que este amor incondicional del que hoy hablo sí nos traicione con su educación digital.

  • ¨Pobre, ¿cómo no comprarle un móvil si todos sus amig@s ya tienen”
  • “Es que le gusta tanto este juego de la Play”
  • “Tiene tant@s amig@s en Instagram, Tiktok…”
  • “Disfruta tanto viendo Youtube o Twitch”…

No siempre se ponen límites y normas, y permitir un dispositivo sin flotador y sin acompañarl@s tiene consecuencias. Aquí es fundamental nuestra labor cuando son pequeñ@s y también cuando van creciendo, hasta que adquieran autonomía.

Así, mamá leona, que sabe que no puede proteger eternamente de peligros y conflictos a sus cachorr@s, poco a poco podrá ir soltando rienda con la confianza de haberles dado los recursos necesarios para un camino saludable, seguro y lleno de oportunidades.  

¿Tú qué piensas sobre todo esto? Déjame tu like si estás conmigo en esto de la maternidad o un comentario para conocer tu opinión. Como ya he dicho, necesito seguir aprendiendo 😉

2 Comments
  • Irene
    Posted at 22:41h, 14 febrero Responder

    Me encanta leerte Sonia! Súper interesante!!
    La tecnologia es una herramienta fantástica, pero un arma de doble filo… Que importante saber gestionarlo con adolescentes desde luego…tomo nota

  • Sonia Ledesma
    Posted at 11:23h, 18 febrero Responder

    Muchas gracias Irene, no sabes la alegría que me da saber que hay alguien ahí y que le gusta/sirve lo que por aquí cuelgo. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

Post A Comment